Cómo vivir del vídeo… ¿…marketing?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

¿Puedo vivir del vídeo marketing? ¿Necesito ser especialista en audiovisuales? ¿Cuánto dinero tengo que invertir en un equipo?

Antes que nada, déjame comenzar con esto: puedes vivir del vídeo marketing aunque nunca hayas hecho un vídeo en tu vida.

Las barreras que muchas veces nos dedicamos a derribar en nuestras formaciones dentro del Instituto de Vídeo Online son la cuestión técnica y la económica.

No necesitas ser especialista en audiovisuales para arrancar con el vídeo marketing. Tampoco tener un equipazo al nivel de una productora.

Lo que echa para atrás a muchas personas a la hora de hacer un vídeo es la sensación de que deben tener grandes conocimientos en el manejo de cámaras, cual directores de cine, y además un gran presupuesto, como si fuesen a crear superproducciones taquilleras.

Lo único que necesitas para comenzar a vivir del vídeo marketing es un corazón que palpite por el vídeo, apreciar el valor estratégico que tiene para impulsar negocios y empezar ya, empezar hoy.

Empezar a hacer vídeos

Hay dos obstáculos que te pueden llegar a frenar cuando estás empezando y quiero prevenirte de ellos:

  1. Miedo a quedar mal. Mientras tú tienes miedo a quedar mal, otras personas que cogen al toro por los cuernos ya están haciendo vídeos. Y a lo mejor no son perfectos; pero ya son productos que están funcionando. Y tú mientras estás pensando. ¡Hay que espabilar!
  2. Falta de constancia. La de veces que he escuchado: —“Me he lanzado con el vídeo. Parece que no ha ido muy bien. Pensaba que iba a ir mejor”—. Y entonces dejan a sus retoños audiovisuales abandonados en un canal de YouTube que lleva más de un año sin publicar y ya nunca más se sabe de esa persona. Eso es un error.

    Cuando subas un vídeo concíbelo como una campaña, grábalos todos de golpe, ve subiéndolos poco a poco de una forma más estratégica y periódica. 

El valor estratégico del vídeo

No te digo nada y —aquí— te lo digo todo. Esta es la clave para vivir del vídeo marketing. Todo emprendedor o negocio tiene como meta vender, pero todo lo que viene antes es un camino de conexión con el usuario que le va a contratar o adquirir su producto. El vídeo sirve para acortar ese camino que con otros medios cuesta más. Lo podríamos conseguir pero con más esfuerzo, tiempo y dinero.

Es imprescindible que todas las empresas, emprendedores o proyectos tengan presencia digital. Da igual que sea un negocio offline; si no estás en la red, no existes. 

Dentro de esa representación digital es indispensable el vídeo para saber “quién es la persona que me está vendiendo”. Así se entabla una pequeña relación, aunque sea unidireccional en un primer momento, pero cuando llegue la hora de concertar citas o cerrar tratos ya habrá un trecho avanzado en esa relación.

¡Ojo! No vale con decir “Ya lo pillo: Los negocios de toda naturaleza necesitan anuncios chulos para vender más o tener más visitas en sus locales”. No. No basta con hacer buenos vídeos en cuanto a estética se refiere; hay que hacerlos respaldados por una estrategia.

Precisamente en la construcción del mensaje es donde puede fallar la estrategia de contenidos; ya te lo adelanto: es un desatino lanzarse a vender directamente. El hecho de hacer un anuncio superbonito no significa que alguien vaya a comprarte. 

Lo que tenemos que cuidar es que nuestro vídeo haga la vida de la gente mucho mejor aunque sea entreteniéndoles, informándoles, haciéndoles pensar, pero tenemos que intentar siempre que nuestro vídeo no sea ruido, es mejor que sea una voz que emite contenido de valor.  

Todo el trabajo gira en torno al cliente

Es también parte del proceso estratégico entender siempre a quién nos estamos dirigiendo. Cuando viene un cliente hay que preguntarle para qué vamos a hacer estos vídeos y para quién. Sin conocer ambas cosas no sabremos qué rumbo tomar. Entonces estaríamos haciendo anuncios. Yo prefiero vídeos con objetivo.

Una vez ayudes a tu cliente a lanzar esos primeros vídeos habrá que analizar a la audiencia, ver si está respondiendo, comentando, reaccionando… ¿Y si la empresa es nueva? Entonces hacemos vídeos, pero integrados en una estrategia de marketing global. 

Nunca hagas vídeos sin una dirección clara que derive del objetivo de nuestro cliente, porque la gente no sabrá quién es ese emprendedor, la trayectoria de ese negocio, etc. Es necesario que tenga una marca bien construida, unos contenidos bien repartidos por todas las redes y que el vídeo forme una parte integrada en esa campaña.

Para empezar en vídeo marketing yo te recomiendo pasar tiempo delante de YouTube pero con una mirada crítica, analizar lo qué hay detrás de lo que estás viendo, detrás del éxito de los youtubers, qué hace que unos vídeos tengan más éxito que otros, estar al tanto de las novedades que surgen con aplicaciones como Facebook Live, Instagram Live y con todo lo que el día a día nos va trayendo. Eso es tiempo bien empleado.

He visto a gente fracasar aun cuando el vídeo es su pasión, pues se olvidan de que el vídeo marketing es un negocio y como tal hay que llevarlo. El único obstáculo para conseguirlo es no tomárselo en serio. 

Por el contrario, ser constantes, cuidar la estrategia de contenidos y no irse directamente a la venta, conocer las necesidades del cliente y las de su público objetivo son los elementos indispensables para hacer del vídeo marketing la carrera de tu vida.

¿Estás listo? ¡Pues prepárate para vivir de tu pasión! Entra ya a soyvideomaker.com

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.