¿En qué se diferencia un vídeo maker de un videógrafo?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Amigos….

Ya va siendo hora de que alguien pegue un puñetazo en la mesa y deje claro de una vez por todas que un videógrafo y un vídeo maker no son lo mismo. No, no lo son. Y si no opinas igual deja que te lo explique.

Pero antes veamos lo que tienen en común:

Está claro que ambos hacen vídeos. Sienten la misma curiosidad cuando ven una película, tratando de desgranar los planos que tiene, cuáles son los efectos utilizados, etc. Entonces, podríamos decir que tanto el videógrafo como el vídeo maker tienen un corazón que late por el vídeo.

Pero es que la aplicación de sus trabajos navega en dos océanos distintos.

Siento hacerte spoiler, pero te lo diré sin preámbulos:

Lo que más distingue a un vídeo maker de un videógrafo es la estrategia.

Te pongo un ejemplo: Imagínate que tú eres dueño de un negocio y sientes que es hora de hacer un vídeo para tener más ventas y darle visibilidad. Al acudir a un videógrafo, como cliente le pedirás un vídeo muy currado, cuidando cada detalle, y él pondrá todo de su parte para cumplir las pautas que le des. La calidad de su trabajo consistirá en darte un vídeo profesional en el plazo y condiciones establecidas. Hasta ahí su función.

Ahora déjame darle un giro al ejemplo: tú decides acudir al vídeo maker. Antes siquiera de que le digas todos los aspectos que siempre soñaste tener en un vídeo, el vídeo maker te hará preguntas como: ¿Por qué vas a gastar tu dinero y yo mi tiempo en crearte un vídeo? ¿Qué quieres conseguir? ¿Cuál es tu objetivo?

Y ahí es donde reside su trabajo, pues no va a hacerte un vídeo simplemente como un producto, sino que va a ofrecértelo como una herramienta con la que conseguir los resultados que buscas. Una herramienta basada en la estrategia. Cuya misión es darte ventas, visibilidad, posicionamiento, autoridad en tu campo… El fin lo decides tú como dueño del negocio.

¿Me he explicado bien? La gran diferencia entre un videógrafo y un vídeo maker está en perseguir resultados. Si no conoces el objetivo de tu cliente no estás haciendo vídeo marketing, estás haciendo vídeos.

El videógrafo se centra en el producto audiovisual; el vídeo maker en los resultados.

El vídeo maker prioriza la estrategia por encima de la perfección técnica. Esto no quiere decir que no vaya a hacer un producto de calidad: perseguirá la excelencia técnica en lo posible, pero de forma supeditada a la estrategia. Y buscará el guión que mejor se adapte a ella.

Por supuesto, el vídeo tiene que ser lo suficientemente atractivo como para que le entre a la gente por los ojos, pues es la puerta de entrada a un embudo de ventas o a un comercio —cuanto más azúcar, más dulce—.  Pero tiene que saber que hay un límite a partir del cual la perfección técnica puede perjudicar a la estrategia o directamente a la rentabilidad del trabajo.

El vídeo maker tiene la gran responsabilidad de que el vídeo esté respaldado por una estrategia, apoyado en unos guiones y que sea creativo.

Pero déjame aclararte dos puntos cruciales más para el vídeo maker versus el videógrafo:

→Acercar al cliente y la marca

El vídeo marketing conecta humanamente con el cliente y sus emociones; escucha a la gente para saber qué le interesa y qué le podemos ofrecer. Por eso el vídeo maker se apoya en métricas y datos fiables.

No hace un anuncio comercial de televisión, que dispara a diestro y siniestro, caiga quien caiga; en redes sociales eso no funciona. Lo que hace es separar el grano de la paja: apunta al público objetivo y vende de una forma muy sutil generando engagement e interés por el propio vídeo y especialmente por el negocio que lo lanza. El trabajo de un videógrafo no llega hasta ese punto; no es su función y no tiene por qué serlo.

→El vídeo maker no es un lobo solitario

El videógrafo no necesita plantearse cuál es su papel dentro de la empresa porque sólo cumple un encargo. Sin embargo, el vídeo maker comprende qué pieza del engranaje es y cómo funcionan el resto de las piezas, es decir, los miembros del equipo. Sabe comunicarse con ellos para rentabilizar tanto su trabajo y su tiempo como el de los demás.

Más claro, agua. El vídeo maker y el videógrafo pertenecen a universos paralelos. Como diría Alejandro Sanz: No es lo mismo, es distinto 😂. Pero uno podría ser la evolución del otro, pues alguien que se puede reinventar y que siempre ha sentido pasión por el vídeo puede ser vídeo maker.

¿Sientes esa pasión? Fórmate con nosotros en soyvideomaker.com 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Comentarios

4 respuestas

  1. Yo necesito a alguien que edite videos y me de precio sobre un video contando una historia tipo branded content.

  2. Agradecido con Ud. don Pepe Romera excelente guía y enseñanza y orientación para los que nos gusta esto de la Producción de Videos a todo nivel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.